jueves, 4 de noviembre de 2010

Etapas


Tendemos a ponerle nombre a todo. A las etapas. Y luego están las etapas de transición. Esas que hacen de puente entre algo grande y otro más grande aún. Pero que nunca se les pone nombre. Aquí estoy. En mi etapa de transición entre dos algos a los cuales no quiero ponerles nombre tampoco, al uno porque no existe, y al otro porque requeteexistió.
Y ahora, que no pasa nada, o que pasan demasiadas cosas a la vez, estoy en mi etapa de transición. Sin nombre, claro. Y no creas que va a ser menos importante porque esté en medio como los jueves, al revés. No hago más que esperar, que mirar para cruzar por un paso de cebra que quizás no exista, a que se ponga en verde el semáforo – maldito semáforo – Es lo que pasa cuando a mí me hacen esperar, que no sé, porque siempre he sido de las que se la juegan cruzando en rojo.

Me consuela que los genios parieron sus grandes obras en etapas de transición, en ese instante que va después del huracán, entre la paz y la guerra.
Nunca nadie se acuerda de ellas. Yo las llamo jueves, mi etapa de transición se llama Jueves.
Y ahora todos los días son Jueves.

7 comentarios:

Desilusionista dijo...

En realidad tú sola te has dado una especie de respuesta: le ponemos nombre, pero no se diferencian más que en lo que pasa en cada "etapa" y la importancia que tienen para nosotros. Una etapa de transición puede convertirse de golpe en la mejor o peor de tu vida, así que...yo ni siquiera le pondría Jueves. Lo llamaría hoy ;)

InFloyd dijo...

Ayer jugué a los semáforos. :)
Ewa Ewa.
*.*

rottenclementine dijo...

Yo recuerdo cuando estaba en jueves, y a veces lo echo de menos porque eran días muy tranquilos, y otras no porque los jueves llegaban a agobiarme, y quiero marcha y tranquilidad y que sea jueves y que sea martes.
Ay.

ZampaKuto dijo...

vivimos ambas un jueves continuo
PERO NO ETERNO
gracias a quien proceda

rottenclementine dijo...

A mi me alegra leer semejante comentario recién levantada (sí, a las 13.40) con Amaral (sí, Amaral) diciéndome algunas de las preciosidades más tristes que existen.
Ewa, eres una joyita.

Salamanca es bien, es muy bien. No te haces una idea de lo que me alegra haber acabado aquí. Y te aseguro que la otra riojana, más de más lo mismo.

pepe dijo...

Siempres jueves, siempre transitamos hacia otra etapa.

Desastre Inusual Ideal dijo...

Yo no sé si tengo jueves, lo que tengo ahora es como un calendario sin días, pero no está mal.


No tener días es mejor que tener dias para alguien que no eres tú.