domingo, 18 de septiembre de 2011

Vivir antes de morir


No puedes seguir intentando controlarlo todo.
Puede que a veces de miedo. Pero los cabos se desatan, los cigarros se consumen, el agua se evapora, los vinilos se rayan,  y las personas se hacen daño.
Aunque se te desaten los cordones de los zapatos y te tropieces, es la única manera de vivir antes de morir. 


 



Y bailar con la muerte no es buen plan 
Yo prefiero que me mates tú a bailar

6 comentarios:

Alberto Cuadros dijo...

sin duda hay que equivocarse y hacerse daño para sentirnos vivos. :) besos

Mino dijo...

Y bailar, y bailar, y bailarrr

PD: Te hago un +1 en google plus para que crean que tienes amigos modernetes

Miqui Brightside dijo...

me gusta la foto :)

Klarii dijo...

me encanta lo que has escrito (y la foto por supuesto), que mira por donde me da que tiene algo que ver con lo mismo que he escrito yo ...es tan dificil intentar no controlar lo que de verdad quieres mantener controlado... y lo que es peor aún, es tan dificil intentar mantener atados los cabos en algunas ocasiones, que tienden a soltarse por su propia voluntad...

(el trozo de canción... chapó!)

Nihuel dijo...

No puedes dejar de intentar controlarlo todo.
Puede que a veces de miedo. Pero aunque los cabos se desaten, los cigarros se consuman, el agua se evapore, los vinilos se rayen, y las personas se hagan daño;
da más miedo verse a sí mismo y saber que no se ha dado todo por intentar no perderlo.
Seguramente no sea una cuestión de control, sino de amor.
Si se te desatan los cordones de los zapatos y te tropiezas... Te jodes. Te agachas. Te los atas. Y te levantas. Es la única manera de vivir antes de morir.


Y se juega la vida...
siempre en causas perdidas.

lunáticasuicida dijo...

No sé cómo he llegado aquí, pero menuda entrada.